Noticias
Saludo Fiesta Patronal Asunción de María
Por
Joaquín Meli U.
Publicado:
15 Agosto 2020
Leido 219 veces
Saludo Regional
En este 15 de agosto, en unión con el Pueblo de Dios, los Maristas celebramos la solemnidad de la Asunción de la Virgen María, fiesta patronal del Instituto.
La realidad que nos toca vivir, a causa de un virus global, se presenta como una época caracterizada por la incertidumbre. Se nos oculta la sonrisa, no sabemos cómo será el día siguiente, no sabemos si mañana veremos a nuestros amigos y familiares, nos ronda la inseguridad de sobrevivir.

Esta incertidumbre, ¿no será la misma experiencia de los apóstoles quienes temían que se hunda su barca y pierdan la vida a causa de una tormenta? ¿No será la misma experiencia de aquella muchacha que recibió el mensaje del ángel para que deje su status y acepte ser la Madre del Salvador por obra del Espíritu Santo? ¿No será la misma experiencia del P. Champagnat quien, a pesar de la escasez, a pesar de su juventud, a pesar que contaba con pocos hermanos, jóvenes y con poca preparación, a pesar que lo llamaban loco por la idea de la fundación, a pesar que las autoridades no le aprobaban la Congregación de Hermanitos de María ante sus incesantes esfuerzos y gestiones realizadas seguía perseverante con lo que Dios le pedía?

En algún momento, la realidad interpeló a los apóstoles, a María, a Champagnat, los sacó de sus seguridades y les exigió una respuesta. Esta, nuestra realidad, nos interpela a preguntar: ¿qué me quieres decir, Jesús, ante esta amenazante incertidumbre? Y se nos exige una respuesta.

Alguna vez nos aconsejaron que aprenda, todo lo que pueda, de aquellos que saben más y que ven más claramente que uno.

Pues bien: Los apóstoles, ante el peligro llamaron al Maestro, clamando: ¡Jesús, sálvanos, nos hundimos! Y, a pesar de la dramática situación, fueron testigos de cómo amainó la tormenta por acción del Señor. María, ante el anuncio del ángel, se turbó, preguntó, meditó y se fio de la Palabra. Y el Espíritu actuó en ella. El P. Champagnat confió la Congregación a la buena Madre para ir a Jesús, convencido que ésta es su obra, pidió a los hermanos que, al iniciar el día, recen la Salve para poder consagrar la jornada a ella. Y, gracias al Señor, llevamos más de 200 años evangelizando a través de la educación.

¿Qué nos está pidiendo hoy esta realidad incierta? ¿Nos vamos a quedar ahí sentados, sumidos en la desesperanza? La incertidumbre nos invita a confiar en Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida. Sin embargo, parece que esto no es suficiente. San Pablo escribió: “Muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras” . Esta realidad nos interpela a ser solidarios con quien más lo necesita porque, dijo Jesús: "todo lo que hiciste a uno de estos hermanos, más pequeños, a mí me lo hiciste..."

Acudamos a María como el hijo acude a su madre para que nos lleve a Jesús. Celebremos que María está siempre allí, cercana, caminando a nuestro lado y nos invita a cantar nuestro propio magnificat, fiados del amor de su Hijo, con audacia para ser solidarios con el más necesitado, con el que está a nuestro lado, con la plena confianza en las palabras del Señor: “yo estoy con ustedes, todos los días, hasta el fin de los tiempos” .

¡Feliz fiesta de la Asunción!

Provincia Santa María de los Andes
Equipo de Comunicaciones


 

Noticias Relacionadas
Miércoles de Ceniza
Publicado: 17 Febrero 2021 / 144 Lecturas
Feliz Pascua de Reyes
Publicado: 6 Enero 2021 / 253 Lecturas
¡Feliz Navidad!
Publicado: 25 Diciembre 2020 / 92 Lecturas
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile